Cómo dejar de ser tan perfeccionista sin sentirse culpable

Eres de esas personas que le das vueltas y vueltas a una tarea hasta conseguir la perfección y sigues sin estar satisfech@. Te consideras una persona perfeccionista y esta perfección, hace que dediques demasiado tiempo a mejorar las cosas  y lo que es peor,  te culpabilizas y martilleas cuando no consigues que estén a tu gusto.

Si te pierdes en los detalles para no afrontar la acción, estás postergando algo que consideras importante. Por alguna oculta razón o temor lo dejas para después, para cuando esté perfecto y nunca lo está y por tanto no tomas acción.

Esta sensación de perfeccionismo constante te mantiene atrapad@.

Esta es la principal excusa que se dan las personas que quieren hacer algo pero no tienen la seguridad suficiente para pasar a la acción y se quedan en perfeccionar la tarea.

Pero ¿por qué ser tan perfeccionista te genera insatisfacción? Porqué en tu interior hay una voz que te va juzgando y evaluando constantemente sobre lo que haces, una voz que nunca está satisfecha con los resultados y te persigue mentalmente produciendo frustración e insatisfacción.

Esta sensación de imperfección interna te mueve a querer cambiar y te fuerza a comprometerte para mejorar y así sentirte bien contigo misma.

Para poder alcanzar la perfección deseada, desarrollas una autoexigencia feroz e implacable. Empiezas a escuchar a un juez interior dentro de tu cabeza que juzga y critica aquellas decisiones, acciones y resultados que te alejan de dicho ideal.

Dado que nuestra conducta se rige por medio de un imperativo moral, tu juez te suele hablar en términos de “tengo que” o “debo”. Y cómo no, este patrón de exigencia lo acabas proyectando sobre la gente con la que te relacionas.

Para cambiar esta sensación de perfeccionismo  interno y no sentirte culpable, hoy te voy a dar algunas claves:

-      Recuperar el contacto con la serenidad

Asumir que los errores que cometes no son buenos ni malos, sino necesarios para aprender y evolucionar.

También te puede ayudar el comprender que todo es perfecto – incluso tú- porque todo lo que sucede está en un proceso hacia la perfección, que por cierto es invisible a los ojos.  No tiene tanto que ver con los acontecimientos externos sino con lo que sientes por dentro al relacionarte contigo mismo.

En la medida en que te vayas aceptando como eres, comenzarás a hacer lo mismo con los demás y sus circunstancias. Aceptar es comprender que todo tiene su razón de ser y que de nada sirve resistirse o tratar de cambiarlo. Lo paradójico es que cuando aceptas de verdad, surge la transformación.

Lo que resiste persiste, lo que aceptas se transforma.

     Gestiona los “debería”

Los “debería” son aquellas cosas que crees que debes hacer y representan una obligación, pero de hecho no te interesan.

Por ejemplo, debería perder peso, debería aprender inglés, debería ganar más dinero. Todos estos “debería” te abruman, te desaniman y te alejan de lo que de verdad te interesa en la vida. Haz una lista con todos tus “debería” y deshazte de todos los que puedas, te sorprenderá ver lo apegada que estás a ellos.  Si son objetivos que llevan en tu mente más de un año y has seguido tu vida sin haberlo conseguido, quizá es que realmente no lo deseas y te lo has impuesto como obligación.

Libérate de los “debería” y deja ese espacio mental a nuevos retos y objetivos que de verdad te hagan feliz.

 

-      Acción Masiva Imperfecta

La acción masiva imperfecta consiste en hacer muchas cosas aunque no estén perfectas. No importa el error, lo que importa es la acción porque es a través de la acción como se obtienen resultados, como se crece y se evoluciona. El error es parte del proceso de crecimiento y aprendizaje y te permite mejorar a través de la acción.

Así que ya sabes, no postergues más, no analices más y actúa, actúa y actúa de forma masiva e imperfecta.

 

Imagínate que ya eres esa persona que se ha librado de su perfeccionismo interno. Tienes serenidad, practicas la aceptación contigo mismo y con los demás, actúas de forma masiva imperfecta ¿te lo imaginas?

Prueba estas claves y verás cómo tu vida se transforma poco a poco, ¿Qué puedes perder? ¿Cuánto puedes ganar si lo haces?

Al principio te costará, se requiere un poco de fuerza de voluntad, pero si te lo propones, lo conseguirás. 

Al llevar estas claves a la práctica conseguirás los siguientes beneficios:

-      Relacionarte mejor contigo misma

-      Serenidad y paz interior

-      Tomar decisiones sin miedo a fracasar

-      Mayor seguridad y confianza

-      Avanzar aunque sea con errores

 

Esto es muy deseable para quien esté comprometido con su desarrollo  y crecimiento personal. 

Natalia Pastor

Life Coach