¿Cambiar de Empleo o Renovar la Motivación?

¿La vuelta al trabajo ha sido horrorosa?,

¿Ya estás pensando en las siguientes vacaciones? ¿No sabes cómo conseguir estar más contento con tu trabajo?

Esta es la historia de Tomás...

Llegó Septiembre y con el mes la vuelta al madrugón, al desayuno con prisas y a los temidos atascos para ir a trabajar. Una vez llegó Tomás a la oficina, la pregunta que cruzaban ese día todos los compañeros era ¿Qué tal las vacaciones?, algunos se entretenían más en contar con detalle dónde habían estado, qué habían hecho y alguna que otra anécdota. Otros en cambio, contestaban con una breve respuesta para devolverle después la misma pregunta.


“Los primeros días son los de aterrizaje”, piensa Tomás “te pones al día con los correos electrónicos, los temas se ponen a funcionar poco a poco” pero en menos de 4 días y sin darse cuenta ya estaba metido en plena vorágine de reuniones, mails por contestar, llamadas y tareas con el nombre “esto es para ayer”.


A Tomás de poco le servía recordar lo a gusto que había estado en la playa con su familia. Eso ya había pasado y otro curso laboral le esperaba como todos los anteriores, que a la semana de volver, ya había recuperado la tensión, el estrés y la frustración por lo que hacía y lo poco que veía a su familia.


Los días empezaron a teñirse de gris claro a gris oscuro y levantarse para ir a trabajar empezó a ser un triunfo. No le gustaba lo que hacía y se sentía insatisfecho con su empresa y empezó a dudar si la solución era mandarlo todo al carajo y cambiar de empleo y marcharse de su empresa, una empresa en la que ya estaba cansado, no se sentía valorado y su sensación de frustración por no tener autonomía y más responsabilidad era demasiado frecuente. No quería volver a estar otro año más “quemado”, “estresado”, “frustrado” y “desmotivado”.


Un día tomando unas cañas con un amigo, le comentó su situación y lo desmotivado que se sentía. Fran le contó que él había vivido la misma situación  unos meses atrás y que decidió probar un proceso de coaching, el resultado fue excelente y le contó 5 claves que había aprendido y que él mismo había utilizado para recuperar su motivación laboral

  1. PROACTIVIDAD
  2. POSITIVIDAD
  3. CONTRIBUCIÓN
  4. AUTOSUPERACIÓN
  5. PERSISTENCIA 

1. La PROACTIVIDAD se refiere a un estado mental que implica tomar la iniciativa en el desarrollo de acciones para generar mejoras. Es tener la capacidad de alcanzar mi propósito; decidir en cada momento lo que queremos hacer y cómo lo vamos a hacer. Este estado mental nos aportará autonomía y confianza lo que nos ayudará a estar más motivados en el trabajo.

 

2. POSITIVIDAD se refiere a encontrar la naturaleza positiva y constructiva de nuestros pensamientos y desechar aquellos de naturaleza negativa y destructiva. Lo que nos ocurre se puede pensar de dos maneras, la positiva o la negativa. Elige que cara de la moneda quieres en lo que acontece cada día. Crea una imagen mental clara de lo que quieres y de la situación que quieres vivir cada día.

 

3. CONTRIBUCIÓN es la aportación de lo que hacemos a nivel particular, familiar y social. Es un deseo por mejorar nuestro mundo. Podemos contribuir para mejorarnos a nosotros mismos a nivel individual (hacer deporte todas las semanas por ejemplo), podemos aportar a nivel local/familiar/laboral (participar con propuestas interesantes en la reunión de vecinos, por ejemplo) y a nivel social (como apadrinar un niño). Cualquier mejora que realices contribuye y suma por pequeña que sea.  Desde esta perspectiva encontrar para qué haces tu trabajo puede ayudarte a encontrar en qué medida contribuyes con él a tu mundo.

 

4. AUTOSUPERACIÓN es el trabajo individual sobre uno mismo para ser mejor persona cada día. Establecer pequeños retos e irlos superando es lo que nos hace crecer y desarrollarnos. La autosuperación es el motor de la motivación que nos hace recuperar la ilusión por lo que hacemos.

 

5. PERSISTENCIA es la fuerza de voluntad y constancia que demostramos cada vez que nos proponemos un cambio. Es la energía que no permite continuar cuando las fuerzas flaquean y te desanimas. La Persistencia es la fuente motivadora que nos impulsa cuando encontramos dificultades. 

 

Fran le siguió contando:

La motivación se va quedando por el camino por el cansancio, la rutina, y va disminuyendo con el paso del tiempo y si no se renueva se pierde pero aunque no lo creas no solo la renuevas con un aumento de sueldo.

 

Renovarla es sentirte bien, sentirte satisfecho con lo que haces y para quien lo haces. Al renovar tu motivación generas un estado mental de pensamiento positivo y constructivo. Con este nuevo estado mental te sientes con firmeza y valor para tomar decisiones, te sientes capaz de hacer todo lo que deseas y tienes el poder para dominar el temor, superar la postergación, la duda y la indecisión.

 

He leído que según el estudio de Bienestar y motivación de los empleados en Europa 2015, creado por Endenred e Ipsos: un 40% de los trabajadores piensa en abandonar su empresa, un 41% está insatisfecho en el equilibrio entre la vida familiar y laboral, y el 51% resuelve sus asuntos personales en el trabajo.

 

Tomás agradeció a su amigo que le contara su experiencia con su coach, le resultó muy reveladora la conversación y tomó la decisión de consultar a un Coach experto en Bienestar Laboral para que le asesorase sobre su situación y estar seguro que era el experto que él necesitaba.

 

Como Tomás, miles de personas en todo el mundo consultan con un Coach acreditado, ya que conseguir lo que deseas no se puede dejar al azar, a la buena suerte o al destino.

 

Y tú, ¿Quieres crear un estado mental positivo y constructivo, que te ayude a eliminar de tu mente la preocupación, la frustracción, la inseguridad y el estrés?

  

Natalia Pastor